Un evento de alto vuelo

Del 31 de octubre al 3 de noviembre en Punta del Este recibimos la IX Feria de Aves que reunió a expertos y amantes de la avifauna en conferencias, salidas de campos y talleres. El trinar y el colorido de las alas de los albatros y petreles o el dragón, capuchinos hasta el cardenal amarillo son algunas de las especies amenazadas que aún se encuentran en Uruguay y deslumbran a miles de turistas.

La IX Feria de Aves, que se realizó hace unos días en nuestro Centro de Convenciones de Punta del Este hasta el 3 de noviembre. Cerca de 200 observadores de aves de Sudamérica y visitantes de todo el mundo, tuvieron la oportunidad para reunirse, compartir experiencias, intercambiar conocimiento, aprender sobre aves y conservación.

Uno de los aspectos destacados fueron las salidas de campo a las diferentes reservas naturales, salidas pelágicas al mar, humedales, pastizales pampeanos, costa atlántica y bosques nativos en los alrededores de Punta del Este donde la abundancia de especies es destacada.

En los stands que se ubicaron el el Foyer, el observador de aves pudo adquirir libros y guías, equipos, óptica, arte o tomar contacto con empresas especializadas, alojamientos, entes gubernamentales o asociaciones dedicadas a las aves en Uruguay y otros países.

En el marco de la feria, el 1° de noviembre se realizó el Simposio de Educación: conservación de las aves y su entorno.

Se encuentran

En tan solo una salida el turista puede visualizar hasta 90 variedades de aves en Uruguay. El destino se ganó un lugar en el turismo de avistaje de aves -aviturismo- por reunir una importante diversidad de especies en cortas distancias y en poco tiempo, al igual que encontrar avifauna amenazada de fácil y accesible observación.

No en vano el “Río de los pájaros pintados” o Uruguay, en Guaraní, fue como bautizaron el río que dio nombre al país por la diversidad de pájaros que sobrevuelan el cielo nacional. Hoy superan las 500 especies entre residentes y los provenientes de movimientos migratorios.

De acuerdo al biólogo Adrián Stagi, coordinador Ejecutivo de Aves Uruguay y del Comité Organizador Local de la IX Feria de Aves, Uruguay reúne “condiciones extraordinarias” para la práctica ecoturística en espacios naturales y rurales, aunque pueda faltar información o difusión.

“La observación se hace sin necesidad de recorrer grandes distancias y la vegetación nativa es de corta altura y abierta. Estas características permiten observar en un mismo día una gran variedad de especies que en algunos sitios alcanzan los 90”, explicó Stagi.

El perfil del turista oscila entre quienes solo buscan registrar el momento a quienes disfrutan admirarlas y profundizar la información sobre ellas. Si bien suelen ser adultos y adultos mayores los que eligen el aviturismo, cada día crece el número de familias y parejas que escogen esta modalidad.

Las aves más frecuentes son: hornero, carpintero, la paloma de ala manchada, rapaces, especies amenazadas, especies de espinal -espineros, casteneros-, entre otros. El diferencial del país está en que se pueden encontrar los albatros y petreles, especies amenazadas como el dragón, capuchinos, chorlos y playeros, spophila y cardenal amarillo.

X